Búsqueda personalizada

sábado, 15 de mayo de 2010

Test de embarazo

La ausencia de menstruación suele ser el primer síntoma, junto con las náuseas y los mareos matutinos, que hace sospechar a una mujer un posible embarazo. El medio más sencillo y rápido para confirmarlo es el test de embarazo.

¿En qué consiste el test de embarazo?

Se trata de una prueba que detecta la presencia en la orina de una hormona que el organismo solo produce cuando la mujer está embarazada, la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG).

Cuando el huevo fecundado se implanta en la pared del útero se comporta como un tejido extraño al organismo de la madre, ya que el 50 por ciento de la información genética que contienen sus células proviene del padre. Para evitar un posible rechazo, las células comienzan a producir la hormona hCG, que frena el sistema inmunológico materno y, además, detiene el ciclo menstrual.

¿Cuándo realizar la prueba?

  • La hormona del embarazo llega a la sangre entre siete y nueve días después de la concepción. A partir de ese momento, sus niveles comienzan a aumentar rápidamente (su cantidad se duplica cada dos días).
  • La máxima concentración se produce al final del tercer mes de embarazo. A partir de la duodécima semana, los niveles descienden.
  • Las actuales pruebas son capaces de detectar esta hormona en la orina a los 15 días de la concepción.
  • En la práctica se recomienda esperar hasta un par de días después del retraso menstrual para asegurar que hay una cantidad de hormona suficientemente alta como para ser detectada.

¿Cómo se utiliza?

Los tests de embarazo, que se compran en las farmacias sin receta médica, son muy sencillos de utilizar. Solo hay que seguir las instrucciones del prospecto y esperar el tiempo indicado para obtener el resultado.

  • Es importante comprobar la fecha de caducidad que aparece en el envase. Si se ha pasado o se ha guardado durante algún tiempo en el baño, es mejor no utilizarlo, ya que la humedad puede haberlo deteriorado.
  • Aunque casi todos los tests funcionan con orina de cualquier hora del día, se recomienda hacerlos con la primera orina de la mañana, ya que posee una concentración de hormonas superior.
  • Existen diferentes formas de recoger la orina (en un recipiente, con un gotero para aplicarla luego...). El método es siempre el mismo: aplicar unas gotas en la parte del dispositivo diseñada para este fin y esperar unos minutos para que la sustancia impregnada en la zona reaccione y detecte la presencia de la hormona hCG.
  • Las formas de expresar el resultado son diferentes. Algunos tests muestran líneas rosas o azules sobre la tira reactiva, mientras que otros pueden mostrar un signo positivo (+) o negativo (-).
  • Generalmente el tiempo de espera para que el test muestre un resultado es de cinco minutos, aunque si es negativo, conviene esperar hasta 30 minutos, ya que a veces el resultado positivo tarda en aparecer.

Positivos, negativos... y falsos positivos

  • Si el resultado es positivo, la mujer puede estar segura de que está embarazada.
  • Si es negativo, aún queda un margen de error. En este caso, se recomienda realizar un nuevo test cinco o siete días más tarde. Si continúa siendo negativo, pero no se recupera la menstruación, es necesario hablar con el médico para que determine la causa.
  • Los tests de embarazo no suelen dar falsos positivos, aunque existen casos excepcionales en los que esto puede ocurrir, como cuando la gestación no prospera por tratarse de un embarazo anembrionado (sin embrión). En este caso, la hormona fue producida por un huevo implantado que luego detuvo su desarrollo.
  • Después de un parto normal, de una cesárea o de un aborto, los niveles de hCG también permanecen ligeramente elevados durante varias semanas, por lo que en el test puede arrojar un falso positivo.
  • Los quistes ováricos y el embarazo ectópico pueden dar resultados negativos o positivos. Si se sufren dolores abdominales o un sangrado anormal, conviene acudir al médico enseguida.

Más o menos precisos

  • Las marcas del resultado en el test suelen ser claras y definidas, aunque pueden tener una coloración más suave si la concentración de hormona del embarazo es baja. La intensidad del color de las líneas no tiene nada que ver con el resultado, aunque si se realiza un nuevo test pasados dos o tres días, el nivel de hCG habrá aumentado y la marca del resultado se podrá ver de forma más nítida.
  • No hay que olvidar que, aunque la mayoría de los tests de embarazo caseros son muy precisos, no todos detectan una concentración de la hormona el primer día de retraso menstrual.
  • Algunas marcas ofrecen información sobre la sensibilidad en miliunidades internacionales por mililitro de orina. Por ejemplo, un test que es capaz de detectar 25 mUI/ml es más sensible que otro que detecte 50 mUI/ml de hCG en orina.
  • Cuando la prueba resulta positiva, es importante acudir al ginecólogo lo antes posible para llevar un buen control del embarazo desde el primer momento y detectar precozmente cualquier problema. El test de embarazo solo sirve para eliminar la incertidumbre, nunca para sustituir al especialista.

Autora: Anabel S. Rebollo.

Asesora: Matilde Fernández, matrona y profesora de la Unidad Docente de Matronas de la Comunidad de Madrid.

Fuente www.serpadres.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada